Siempre hay flores para el que desea verlas.

 

Henri Matisse